InicioNoticiasÍndiceRevistero por temasSuscripciónEvaluación   Revista de salud laboral para delegadas y delegados de prevención de CC.OO.
ISTASBuscarBúsqueda avanzadaInformaciónContacto
artículo siguiente
artículo anterior
Sumario nº 65
imprimir
Enviar a un compañero/a
Comentar el artículo
Descargar núm 65 en PDF
Caixabank, condenada a enmendar su política preventiva sobre los riesgos laborales

JOSÉ M. MURCIA, MÓNICA PÉREZ CARDOSO Y MARÍA TERESA SÁNCHEZ NAVARRO*
La audiencia nacional ha condenado a Caixabank a repetir sus actuaciones en materia preventiva sobre riesgos psicosociales utilizando correctamente un método fiable y con la participación real de los representantes de los trabajadores y las trabajadoras. La sentencia, de gran valor para el trabajo sindical, recuerda a las empresas su obligación de establecer líneas rojas visibles y objetivas para informar a los trabajadores y las trabajadoras sobre la presión y estrés reales que están soportando, y sus probables efectos nocivos sobre su salud.

La sección sindical de CCOO de Caixabank, con el apoyo de la Asesoría Jurídica Federal de COMFIA y la Secretaría de Salud Laboral de dicha federación, decidió llevar a Caixabank a los tribunales después de que la empresa ignorara, repetidamente, las demandas de los trabajadores que exigían que se contara con sus representantes legales en la evaluación de riesgos psicosociales y se utilizara un método validado científicamente y aplicado correctamente.

La sentencia de la Audiencia Nacional publicada el pasado mes de junio les da la razón: señala que los riesgos psicosociales deben identificarse objetivamente y con la participación efectiva de los representantes de trabajadoras y trabajadores en el proceso. La empresa condenada, Caixabank, debe repetir, haciéndolas de acuerdo a la ley, sus actuaciones preventivas, por falta de fiabilidad técnica y de participación efectiva de la representación sindical.

La presión a la que están sometidos los empleados y empleadas de banca en estos momentos es importante: crisis, despidos y traslados forzosos, sobrecarga para los que se quedan, cierre de empresas, clientes indignados porque se les vendieron preferentes o porque son desahuciados por los bancos. Y en esa primera línea de fuego, los empleados y empleadas de banca veían cómo las empresas, basándose en caducas sentencias (1999) que afectaban a una legislación ya derogada, utilizaban peregrinos e innovadores métodos de identificación y evaluación de los riesgos psicosociales en el trabajo que concluían, de manera casi uniforme, pero rotunda, la inexistencia de presión nociva en el trabajo para los trabajadores y trabajadoras afectados.

La argumentación habitual era: “Con este método nuevo, que hemos elaborado nosotros, o alguien a quien nosotros se lo hemos encargado y pagado, a medida de esta empresa en concreto, los resultados obtenidos demuestran que no hay riesgos psicosociales que sean nocivos para los trabajadores, por lo que no hay que establecer medida preventiva severa alguna”. Resultado tangible, nula prevención y coste cero para el empresario. Todas las enfermedades derivadas de la presión en el trabajo eran desviadas a la sanidad pública como enfermedad común.

La actuación de COMFIA para contrarrestar esta situación empezó hace algunos años con la creación del Laboratorio COMFIA, dirigido por una psicóloga colegiada, el cual, aplicando métodos contrastados como el COPSOQ-ISTAS 21 y el del propio Ministerio de Trabajo, F-PSICO, revelan valores indiciarios contradictorios a los obtenidos por los empresarios que demuestran la existencia de una muy elevada –en muchos casos intolerable– exposición de los trabajadores a riesgos psicosociales, que son la causa de una importante cantidad de dolencias psíquicas (ansiedad, depresión, etc.) y físicas, como las enfermedades cardiovasculares, los trastornos musculoesqueléticos que se ven agudizados por la tensión o los trastornos gastrointestinales o del sueño. Estos daños afectan no solo al propio trabajador o trabajadora, sino a su entorno personal. Hay que felicitarnos por el éxito conseguido, que no es más que el resultado del buen trabajo colectivo de la sección sindical de CCOO de Caixabank, Asesoría Jurídica Federal y Salud Laboral Federal, y que significa un paso de gigante muy trasladable al conjunto de trabajadoras y trabajadores representados por CCOO.

*José Manuel Murcia es asesor federal de Salud Laboral de COMFIA; Mónica Pérez es psicóloga y directora del Laboratorio COMFIA; María Teresa Sánchez es secretaria de Salud Laboral en Caixabank.

Imprimir imprimir
Enviar a un compañero/a enviar a un compañero/a
Comentar el artículo comentar el artículo
Portada65ACCIÓN SINDICAL
artículo siguiente artículo siguiente
artículo anterior artículo anterior
Sumario sumario