InicioNoticiasÍndiceRevistero por temasSuscripciónEvaluación   Revista de salud laboral para delegadas y delegados de prevención de CC.OO.
ISTASBuscarBúsqueda avanzadaInformaciónContacto
artículo siguiente
artículo anterior
Sumario nº 13
imprimir
Enviar a un compañero/a
Comentar el artículo

Dossier: Riesgos psicosociales en el trabajo

LUCÍA ARTAZCOZ, EMILIA MOLINERO, IMMA CORTÈS*

Aunque el estrés es probablemente uno de los principales problemas de salud relacionados con el trabajo en el medio hospitalario, poco esfuerzo se está haciendo para incluir los factores de riesgo psicosocial en la evaluación de riesgos laborales.

Sorprendente, no obstante, el contraste entre la atención que despierta el síndrome de burnout o del trabajador quemado, como uno de los supuestos problemas más importantes en el colectivo, y la confusión existente en torno al término, así como el poco rigor en su medición.

Es evidente que se trata de un problema cuya repercusión en la disminución de la calidad asistencial lo convierte en una preocupación también para la empresa. Sin embargo, la evaluación del riesgo psicosocial en los hospitales no puede reducirse a valorar el burnout.

El trabajo en el hospital significa, no sólo esfuerzo físico y mental, sino también emocional. Con frecuencia el trabajador o la trabajadora debe ocultar sus propias emociones para dar una imagen públicamente aceptable. Lo ha de hacer constantemente cuando se encuentra ante pacientes y familiares exigentes, o maleducados o amenazantes, o cuando tiene que dar malas noticias y además ha de convivir con el dolor y con situaciones de incertidumbre en la toma de decisiones que pueden tener efectos graves sobre la salud de los pacientes. En un hospital los trabajadores señalaban estos factores como uno de los elementos generadores de estrés:

'Tenemos que dar la cara, incluso cuando hay anulaciones por la falta de infraestructura y de recursos y tienes que decidir quién pasa antes de quién y no puedes curar al paciente. Tienes que parar los golpes: pacientes con retrasos y listas de esperas, así como conflictos originados por la falta de espacio por ejemplo en urgencias. Tienes que pedir perdón alrededor de 50 veces al día por las limitaciones del sistema2. (Médicos).

'...Discusiones contínuas con la gente: insultos, falta de respeto, amenazas, miedo a la agresión... Tener que oír 'Estás aquí porque yo te pago, hago lo que me da la gana'. La gente se te pone borde y te lo tienes que tragar y mantener el tipo con mucha diplomacia. Te cansa emocionalmente, siempre lo mismo' (Enfermeras de urgencias).

Pero la exposición a estos factores de riesgo no es exclusiva de los profesionales más directamente relacionados con el cuidado, sino que se extiende a todos los trabajadores y trabajadores del hospital. A este respecto una trabajadora de la limpieza comentaba:

'Tienes conflictos con familiares y pacientes y tienes que tolerarlo todo y más porque si no te meten rápidamente un parte o te amenazan con él. A veces (familiares y pacientes) te lanzan miradas, comentarios amenazantes, insultantes, ridiculizantes...'.

Es necesario incluir esta dimensión de trabajo emocional en la evaluación de riesgos psicosociales en el ámbito sanitario y es importante diferenciarla del síndrome del burnout con el que a menudo se confunde. El trabajo emocional es un factor de riesgo; el burnout, un efecto. Como trastorno de salud el concepto de burnout es sinónimo de depresión e insatisfacción y sus causas hay que buscarlas en los factores de riesgo psicosocial, pero no sólo en el trabajo emocional.

Para la evaluación del riesgo psicosocial del trabajo en el hospital se pueden utilizar encuestas y/o métodos cualitativos como los grupos de discusión. Las primeras son probablemente el método más extendido pero tienen una serie de limitaciones que a menudo no se toman en consideración: los colectivos menos cualificados no las contestan, por lo que quedarían infrarrepresentados, el diseño de los cuestionarios y el análisis estadístico no son fáciles y finalmente, y muy importante, en una encuesta sólo se cuantifica aquello que se pregunta, por lo que si no se ha incluido alguna dimensión de interés, ésta quedará fuera de la discusión sobre la prevención de riesgos. Para evitar que esto suceda es fundamental utilizar métodos cualitativos como los grupos de discusión que pueden ayudar a conocer mejor la situación y así incluir en los cuestionarios todas las dimensiones de interés. Los métodos cualitativos, además de suponer un ejercicio de participación de trabajadores y trabajadoras en las estrategias de prevención, son fundamentales para entender las organizaciones.

Y es que quienes más saben sobre los riesgos de naturaleza psicosocial y sobre las formas de prevenirlos son los propios trabajadores y trabajadoras.

    *    Servei de Salut Laboral i Ambiental. Institut Municipal de Salut Pública de Barcelona

Imprimir imprimir
Enviar a un compañero/a enviar a un compañero/a
Comentar el artículo comentar el artículo
Portada13DOSSIER
artículo siguiente artículo siguiente
artículo anterior artículo anterior
Sumario sumario