InicioNoticiasÍndiceRevistero por temasSuscripciónEvaluación   Revista de salud laboral para delegadas y delegados de prevención de CC.OO.
ISTASBuscarBúsqueda avanzadaInformaciónContacto
artículo siguiente
artículo anterior
Sumario nº 01
imprimir
Enviar a un compañero/a
Comentar el artículo

Condiciones de trabajo

Diez mujeres de entre 18 y 23 años han sufrido una grave intoxicación por el uso de colas, adhesivos y disolventes orgánicos mientras trabajaban montando zapatos en una empresa del calzado Aparados Hergal en Villena (Alicante). El uso de estos productos tóxicos durante largas jornadas de trabajo en unas deficientes condiciones higiénicas les han provocado una polineuropatía tóxica conocida como 'Parálisis del Calzado'.

'Al comenzar el invierno estabamos perfectamente, pasábamos muchas horas pegando zapatos, pero un día a finales del invierno teníamos problemas para levantarnos de la mesa, algunas se mareaban, tropezaban, perdían el equilibrio, les dolían los brazos al peinarse y al vestirse. Nos asustamos, no sabíamos lo que ocurría. También estabamos más cansadas, sentíamos una quemazón en la punta de los dedos. Más tarde no pude moverme'. Mercedes García, de 22 años, es sin duda la más afectada. Comenzó a trabajar hace un año. Tres contratos de un mes y después sigue trabajando de forma ilegal durante el día. Por la noche estudiaba en el instituto. Ahora ha tenido que abandonar los estudios: 'no puedo ni siquiera escribir, he perdido la fuerza en las manos; el otro día iba con mi madre e intenté aparcar pero se me caló el coche dos veces, no tengo fuerzas para pisar los pedale'.

Eva María Segovia de 23 años dice que los síntomas fuertes comenzaron a finales de Marzo: 'dormíamos de lado, con las piernas encogidas y al levantarnos nos tambaleabamos durante un buen rato; no puedo subir escaleras, ni agacharme o peinarme'.

Mercedes, Eva y otras tres afectadas más, Carmen Monge, Mari Carmen Estevan y Trini explican las condiciones que han soportado en la nave: 'El ambiente estaba muy cargado. A veces que veíamos una nube y abríamos las ventanas, pero el dueño las volvía a cerrar. No había campana extractora ni sistema de ventilación y utilizábamos estufas para combatir el frío. La jornada normal va desde las ocho de la mañana a la una del mediodía y de tres de la tarde a ocho de la noche, pero cuando había que sacar más trabajo comenzábamos a las siete de la mañana hasta las nueve de la noche. Almorzábamos o merendábamos en la empresa. El dueño se quejaba de que perdíamos el tiempo si antes nos íbamos a lavar las mano'.

Mari Carmen, Mercedes, Eva María y Carmen y otras compañeras fueron al médico. Éste atribuyó los síntomas a anemias en el caso de algunas, otitis en otras y las demás fueron enviadas al traumatólogo. El goteo de casos similares, en la misma empresa, con parálisis en piernas y brazos, alertó a los médicos de atención primaria y dio lugar a la intervención del Gabinete de Seguridad e Higiene en el Trabajo que diagnosticó 'cuadro neurológico compatible con una polineuropatía de origen profesional debido a la manipulación de adhesivos y disolventes'. Como agente responsable de esta intoxicación laboral se identificó el n-hexano, uno de los múltiples disolventes orgánicos existentes en las colas y pegamentos. Tendrán que pasar entre seis meses y un año en rehabilitación para que su sistema nervioso y músculos vuelvan a tener actividad. A raíz de este brote la Inspección de Trabajo ha detectado condiciones higiénicas lamentables en un 70 % de los talleres inspeccionados.

Esta enfermedad se conoce desde los años 70, se sabe perfectamente qué tóxico la produce, en qué compuestos está presente y cómo evitar la exposición. Y, sin embargo, con estos once casos ya son un centenar de los que se tiene noticia, aunque probablemente el número de enfermos no registrados sea mucho mayor por el peso de la economía sumergida y el trabajo domiciliario en el sector del calzado (aproximadamente el 50% de la producción).

Tras 30 años de uso de colas y disolventes, la experiencia demuestra que las medidas orientadas a exigir solamente la extracción de los contaminantes del ambiente de trabajo con campanas de extracción y forzando la ventilación, han dado pobres resultados preventivos. Además en el trabajo domiciliario es muy difícil establecer buenas condiciones higiénicas. La solución no puede ser otra que la sustitución de los disolventes orgánicos en colas y adhesivos.

Alfonso A. Calera

Imprimir imprimir
Enviar a un compañero/a enviar a un compañero/a
Comentar el artículo comentar el artículo
Portada01CONDICIONES DE TRABAJO
artículo siguiente artículo siguiente
artículo anterior artículo anterior
Sumario sumario
Comentarios introducidos
1 | carlos | 21/11/2012 20:31:34
Hola,trabajo en una empresa que trabaja con disolventes y pegamentos organicos,aparte el trabajo se realiza en un entorno totalmente hermetico sin ventilacion ninguna,donde podria informarme para enviar una inspeccion para que revisen como se trabaja en esta empresa. Un saludo y gracias.